2

La Mancha:


 Quiero seguir caminando por esa ruta perdida entre estepas infinitas e infinitas soledades;
entre campos cercados por horizontes  que abrazan  un cielo de límpidos y azulados ojos;

entre llanuras desnudas que cubren sus miserias con piedras abandonadas y raíces malheridas;
entre vergeles de variopinto  rostro , inseminada la semilla, por donde la vida se asoma tímida.
Caminar entre historias conclusas, casas desertadas  y  exánimes castillos en estado de ruina;
por caminos de severo suelo, cimentado al calor de largas tardes de sol y escarchadas noches,
por las huellas de labriegos, peregrinos y amantes del sueño que guió a aquel iluso caballero,
por el viento que avanza con estrépito arrastrando con su cuerpo siglos de rabia incontenida,
expulsando su huracanado aliento e  invitando al viajero a caminar al compás de sus lamentos.
Tierras por donde serpentean caminos apenas transitados,  remotos, carcomidos y sedientos.
Tierras  de La Mancha, relegadas al olvido, sin ojos que las espíen  ni manos que las  acaricien.
Y al igual que Don Quijote, el quijote que llevo dentro,  me incita  a desafiar la cordura,
al común de los sentidos , a las causas no comprendidas y a los gigantes con forma de molino,
al  recorrer los tortuosos caminos, con Sancho a mi lomo, soñador,  con mis pies de peregrino.
Y cuando el cansancio acecha , las piernas flaquean , y las fuerzas en silencio se ausentan,
pueblos que apenas alzan la cabeza, que despiertan sin urgencias, sin ruidos, sin soberbias,
La Roda, Minaya , Casas de los Pinos, , San Clemente, las Pedroñeras…abren sus puertas
para que en ellos reposes y te restablezcas . Pueblos de nobles y sencillas gentes, austeras,
 de bellas plazas solariegas que sosiegan la mirada de quien embelesado las contempla.
  Una noche, mientras dormía, soñé con calles bulliciosas, agitadas por gentes que se divertían,
Y oí el titilar de unas copas de vino elevadas al unísono en un callejón con rostro taurino.
Y las quejas airadas de unos  peregrinos en un tablao sin gitanos una noche de sábado santo.
Noche de desconcierto, algarabía y pesadillas. Me despierto, ya es de día, el camino continua.
Y seguiré, seguiremos, transitando por estas tierras de quijotes y sanchos, y Santiago en la lejanía.





2 comentarios :

Últimas entradas de quienes nos cuentan:

"Con un clic en la imagen circular de quien escribe, verás sus últimas publicaciones.

 

Con la tecnología de Blogger.
Copyright © Caminamos | Powered by Blogger
Design by SimpleWpThemes | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com | Distributed By Blogger Templates20