0

7ª Etapa:Camino de Invierno.


Rodeiro - A Laxe (Lalín) (26.8 km)
Esta última etapa del Camino de Invierno, que discurre por las tierras del Condado del Deza, nos unirá con el Camino Sanabrés o Mozárabe, en el lugar de A Laxe, municipio de Lalín. Desde este punto, nos quedan sobre 45 kms para llegar hasta la catedral de Santiago.Es una etapa que presenta escasa dificultad, pues el camino, desde la capital de Rodeiro, es prácticamente llano, siguiendo o cortando alternativamente el cauce del río Arnego. Cuando deja la cuenca fluvial, desde el Puente de Pedroso, y se adentra en las tierras de Lalín, inicia una ligera subida, por los lugares de Coto de Anta y Coto de Mamuela. Desde aquí, podemos decir que la ruta desciende suavemente hacia la villa de Lalín. En todo el trayecto, hasta que llegamos a la capital del Deza, no encontramos ningún tipo de servicio.
Tramos:
Rodeiro- Penerbosa ( 5 kms)
Salimos de Rodeiro siguiendo la carretera C-533 en dirección a Lalín, pasando por A Ponte do Hospital sobre el río Arnego. Denominación que hace referencia a un Hospital de Peregrinos, que se levantaba anejo al mismo y donde se albergaban tanto los peregrinos que procedían del Camino de Invierno, como los que llegaban del monasterio de Oseira, procendentes de la Ruta Sanabresa. Los últimos vestigios de dicho hospital se perdieron con el ensanche de la carretera C-533.

A escasos metros, dejamos la C-533, para coger a la derecha, donde hay un mojón, por un camino que nicialmente es asfaltado y luego de tierra, encontrándonos con el río Arnego. El pequeño trecho que seguimos paralelamente a su cauce entre una frondosa vegetación es de una gran belleza. Pasamos por el lugar de Tosta Gavieiras, volviendo a cruzar el río Arnego por el puente de Areal y luego el de Amorín.
Nos desviamos del río Arnego, ascendiendo ligeramente para llegar a Penerbosa, un pequeño núcleo rural donde su principal riqueza, el ganado vacuno, es frecuente encontrar entre la abundante pradería y en el propio camino.


Penerbosa- Eirexe ( 5 kms)
Salimos ascendiendo, por pista asfaltada, hasta A Puza y desde aquí, por la izquierda, discurre un camino de tierra hasta A Penela, donde una vez más cruzaremos el río Arnego por el puente que lleva su mismo nombre, y por el margen derecho del río hasta la aldea donde se levantan casas de cantería de granito. Se abandona este lugar por pista asfaltada, para pasar por el Monte da Penela, lugar de muchas mámoas, es decir, enterramientos funerarios. Luego se sigue por camino de tierra hasta el lugar da Eirexe de Pedroso, con su iglesia románica y parroquial de “San Xiao”, del siglo XII, y con un “cruceiro” en su atrio. En el exterior, se halla una fuente de piedra con abundante agua del monte de A Costa.

Eirexe- Ponte Pedroso (1,8 kms)
Seguimos por carretera asfaltada, pasando por el núcleo de Laxas, cuya toponimia apunta a que estamos en un lugar con abundante piedra, y por supuesto, de buenos canteros. Desde aquí, por la izquierda, nos dirijimos al Puente Medieval de Pedroso, entrando por el núcelo de “A Ponte”, aldea famosa tanto por su caza como por sus truchas. Al lugar también se le conoce con el nombre de “Mesón”, donde el peregrino o comerciante se podía hospedar. Aún se conservan casas con ventanas en sus plantas bajas, provistas de “antipeitos” (alféizar) que servían de mostrador para atender a los viajeros.

Ponte Pedroso- Palmaz ( 7,1 kms)
Al otro lado del puente sobre el río Arnego, encontramos una carretera que cruzaremos, para coger a la derecha, adentrándonos en el Val do Boi. Luego, por la izquierda, ascenderemos hasta llegar al Coto da Anta, límite con el municipio de Lalín. El lugar aparece señalizado con un mojón de granito y de mayor proporción que los habituales, con la inscripción de Camino de Invierno.

Es éste, un paraje de Pedroso, de monte bajo y con amplias vistas donde abunda la caza. Al final del ascenso tenemos el lugar conocido por Coto da Mamuela, un campo de mámoas o lugar de enterramiento de épocas primitivas. Las amplias vistas nos permiten ver, a la derecha el monte Farelo marcando el límite del antiguo Condado de Deza y hacia atrás, el monte de O Faro, ambos coronados con los modernos aerogeneradores.

El camino se encuentra con un cruce que va de Alperiz a Maceira, seguiremos el de la izquierda y a unos 50 metros, cogemos otro, más amplio que baja, encontrando el riachuelo de o Rego de Ribadeiro. Llegados a un robledal encontramos un antiguo camino que nos lleva a Pardesoa, pero, cogemos el camino más ancho hasta el cruce con la pista asfaltada que va de Pardesoa y Os Porcallos. Seguimos bajando por camino de tierra hasta encontrar el riachuelo Rego do Barranco, encontrando un camino enmarcado por muros de piedra, quedando a la izquierda un soto de viejos castaños. El camino llega a un cruce, siguiendo el que va al frente, para llegar a Palmaz, donde se pueden ver algunos hórreos.


Palmaz- Lalín ( 3,3 kms)
Se cruza el núcleo de Palmaz surcado de varios caminos, para salir de las últimas casas en un pronunciado ascenso hasta encontrarnos con la carretera que va de Lalín a Monforte de Lemos. Cruzamos la carretera y seguimos de frente por un camino que lleva hacia Lagazós. Cerca del cruce queda el viejo campo de la fiesta de Lalín de Arriba, cubierto de robles. Seguiremos un desvío a la derecha, antes de llegar a Lagazós e iniciamos una bajada hacia la iglesia monacal. Antes, encontramos una plaza con una fuente en piedra de cantería, un cruceiro del siglo XVII y un gran portalón que abre en el muro de la Casa de Moure. Alrededor del monasterio, del que sólo queda la iglesia, se fue configurando el poblado de Lalín, constituyendo en la actualidad el casco viejo.

Seguimos por una calle hacia arriba, para adentrarnos en el nuevo Lalín, desembocando en la llamada calle de A Calzada, que, bajando, unía la iglesia monacal con la Torre medieval de los Deza, hoy desaparecida y convertido el lugar en el parque del aviador Loriga. Hasta mediados del siglo XIX conservaba el empedrado y enmarcado de muros.

Se llega hasta la nueva iglesia parroquial, construida en el siglo XX, sustituyendo a la capilla de los Remedios, allí emplazada. Alcanzamos un cruce de este camino con la antigua carretera de Santiago a Orense, donde podemos leer en una placa sobre el suelo “kilómetro 0 de Galica”. Una clara alusión a que la villa es el centro geográfico gallego. Continuamos por la calle Colón, encontrándonos con una escultura de “o porco”, que simboliza una de las fiestas gastronómicas de más renombre en Lalín y de toda Galica, la “Feira do Cocido”.

Desembocamos en otro cruce y seguimos de frente, encontrando un parque con un monumento al aviador Joaquín Loriga, en homenaje a este lalinense por sus hazañas en las Guerras de África y héroe del “Raid” Madrid-Manila, en 1926. Continuamos al frente, bajando por la antigua calzada hacia la Casa Consistorial, para desembocar en el denominado Paseo Fluvial de Pontiñas.


Lalín- Albergue de A Laxe (4,6 kms)
Salimos de Lalín por la zona conocida por O Regueiriño, en alusión al regato Pontiñas, que surca el paseo del mismo nombre y que seguiremos. Se accede pasando, bajo un túnel, la circunvalación de Lalín. A lo largo del mismo podemos ver varios restaurados molinos y puentes de madera sobre otros regatos que confluyen con el de Pontiñas. A la izquierda quedan carballeiras, como la de “Crespa” con centenares robles y castaños y con una enorme mesa, labrada en piedra y rodeada de bancos del mismo material. Un lugar placentero para descansar las fatigas del camino. Al final de este tramo vemos la depuradora municipal y un lago artificial. Desde aquí salimos, ascendiendo, hacia la carretera 525 de Ourense a Lalín, para cruzarla y seguir al otro lado por camino, hoy carretera local asfaltada y que discurre paralela a la nacional 525, desembocando en el polígono industrial “Lalín 2000”. Seguimos por su calle principal, que discurre, ligeramente, más elevada que la nacional 525 y paralelamente a ésta. Al final encontramos el edificio de Expo Deza y la autopista AP-53, que seguiremos paralelamente, por la vía de servicio. Sobre unos 100 metros, cruzamos la autopista, bajo un túnel, para desembocar en el albergue de peregrinos de A Laxe, lugar donde confuye con el camino Sanabrés y por el que continuaremos hasta Santiago, final de nuestra meta.

Qué ver:
El Puente medieval de Pedroso: consta de un sólo arco ojival o de medio punto que se eleva en su parte central describiendo dos tramos: en uno el camino asciende sobre él y en el otro se desciende. Iglesia monacal de Lalín de Arriba: Formó parte de un monasterio dúplice de monjas benitas, fundado por la hija de los Condes de Deza, Adosinda Gudesteiz, en el siglo X. De su origen románico conserva el ábside semicircular con canecillos, portadas, ventanales y campanario. Sobre el ábside, una placa colocada en el año 2007, con la inscripción “Camino de Invierno”. Museo Municipal “Ramón Mª Aller”: Situado en la casa nativa de este ilustre lalinense, donde tenía un observatorio astronómico. El museo también alberga pinturas de otro ilustre lalinense, Xosé Otero Abeledo “Laxeiro”. Pazo de los Gil Taboada: Los Gil Taboada fueron destacados hidalgos y arzobispos. Destaca la solana del pazo, en cantería, donde se puede ver el escudo de esta familia. ExpoDeza. Centro Comarcal del Deza: donde se puede encontrar información de la comarca.

Fuente:Camino de Invierno.

0 Opiniones :

Aquí nadie modera tus opiniones... Por tanto no atentes contra la belleza de las palabras. Déjalas que vayan fluyendo una tras otra, narrando las sensaciones y sentimientos de tú caminar... ¡Ultreia! Muchas gracias por animarte a opinar.

Últimas entradas de quienes nos cuentan:

"Con un clic en la imagen circular de quien escribe, verás sus últimas publicaciones.

 

Con la tecnología de Blogger.
Copyright © Caminamos | Powered by Blogger
Design by SimpleWpThemes | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com | Distributed By Blogger Templates20