0

Camino Aragonés:


Un San Mateo del año 2004, nos lanzamos a la aventura hacia Aragón. Teníamos pensado hacer el camino francés desde Roncesvalles, pero al confluir este en Obanos, con el camino aragonés, y para que no se nos quedara nada pendiente, un pequeño grupo nos lanzamos a esta primera aventura para ver cómo estaba el terreno. Fue un viaje, que sin esperarlo nos salió fenomenal. Todavía hoy lo recordamos. Aquí debutó Nicasio que aún se mantiene. Viajamos con Julio, conductor inolvidable de Jano, y kilómetro a kilómetro, una tarde después de trabajar nos plantamos en Jaca directamente a dormir pues habíamos cenado en el camino. Al día siguiente, un sol espectacular nos despierta, nos equipamos y nos disponemos a viajar, cruzando el túnel carretero internacional de Somport, con sus 8,6 km de longitud y que une los valles de Aragón en España y Aspe en Francia.Nuestro recorrido empieza en Somport. Hacemos la foto de rigor y con un sol y una primera bajada espectacular iniciamos la andadura. El paisaje impresionante de guapo.Llegamos a la estación invernal de Canfranc, donde Marita perdió las botas (no es coña) y acontinuación a Canfranc Estación, pueblo precioso y espectacular Estación de Ferrocarril.
Por cierto todos comentamos que un edificio de esa envergadura y tan precioso, no se estuviera utilizando para algún menester, como podría ser, Albergue juvenil, hotel en plan económico, o algo que pudiera dar un sentido a ese impresionante edificio. Desde aquí hasta Villanúa con su rio que aliviaba visualmente el calor y Castiello de Jaca donde dejamos la etapa.Nos fuimos a Jaca al albergue, nos cambiamos y salimos en busca de un vino y una cena.
Pero la cosa estaba difícil había que currárselo subiendo escaleras a montones.Llegamos a la Plaza donde la catedral, tomamos un vino y cenamos en la misma calle, pues hablando con la gente amable, siempre hay alguien que te monta unos tableros y te da de cenar. Qué tiempo, cenando en la calle a finales de septiembre en Jaca. A algunos nos habían dicho que el tiempo en estas fechas ya empezaba a enfriar y llevamos ropa de abrigo, que yo al menos mas que tirar por ella no hice. Casi no nos queda de la de verano para terminar los días y con ganas de tirar la de invierno que no sirvió más que para molestar. A continuación a dormir.
Al día siguiente salimos de Castiello de Jaca, con el mismo tiempo, volvimos a Jaca donde habíamos dormido, después a Santa Cilia de Jaca y de allí a
Puente de la Reina de Jaca, donde acabamos la etapa. Nos fuimos a dormir a Santa Cilia de Jaca, al albergue que estaba impresionante, y con una alberguera muy amable. Teníamos que cenar y no teníamos viandas. Fuimos a la tienda y de todo había muy poco, pero con una lechuga, 2 tomates,alguna lata, un queso y pan, y casi como el milagro de los panes y los peces cenamos todos e incluso alguno que se nos juntó. Os acordaréis del Señor, todo amabilidad, que incluso senos acopló en la cena creyendo que era puesta por la alberguera.
De Puente la Reina de Jaca, donde lo habíamos dejado, iniciamos nuestro camino hacia Arrés, visitando su curioso albergue, sobre todo el baño que tras un cristal se podía ver la roca. El camino hacia Arrés había sido subir para luego llanear contemplando anuestros pies el canal de Berdún. De allí hasta Artieda, donde comimos y dejamos la caminata. El albergue de Artieda estaba precioso también y Artieda para nosotros fue un sitio inolvidable.
Por la noche después de cenar salimos al único bar del pueblo, donde
tomamos pacharán y cantamos de todo hasta hace un poco. ¡Qué bien lo pasamos!. Al día siguiente caminamos hasta Ruesta y aquí lo dejamos.En estos días combinamos las caminatas con las visitas, pues todo el día bajo el solera mucho. Visitamos San Juan de la Peña, Santa Cruz de la Serós, el monasterio de Leire,subimos al Castillo de Javier que estaba todo vendado por obras y el día de venirnos fuimos a Sos del Rey Católico, donde visitamos el pueblo, comimos y emprendimos nuestro viaje devuelta. Nos lo habíamos pasado muy bien.
Este camino, lo retomamos en semana santa de 2005 ya con el grupo de siempre.Salimos de Oviedo el miércoles Santo, dormimos en un albergue que no recuerdo ni donde estaba y la día siguiente fuimos hasta Ruesta para iniciar la etapa. Ruesta, con sus Torres de la Fortaleza está en la comarca de la Jacetania, junto al embalse de Yesa, que fue el culpable de que todos los campos de este pueblo fueran expropiados para la construcción de este embalse en los años 60. Años más tarde, en los 80, La Confederación Hidrográficadel Ebro, cedió legalmente al sindicato Confederación General del Trabajo de Aragón el uso de Ruesta dentro de un plan de recuperación de despoblados ocasionados por los embalses.A raíz de este uso, se han efectuado labores de reconstrucción de varios edificios principalmente dedicados al negocio de la hostelería, casa de cultura, biblioteca y camping.Tras visitar Ruesta en soledad, y una vez pasado el camping llegamos junto a la ermita de Santiago, abandonada, y aquí cogeremos una pista forestal que nos servirá de guía para subir hacia el monte Fenerol. Desde aquí la panorámica es espectacular,contemplamos el pantano de Yesa, el despoblado de Tiermas y al fondo la sierra de Leyre.Desde aquí y en un prolongado descenso llegamos a Urdués de Lerda por un monte de matorral, vegetación baja, que deja contemplar todo lo que nos queda. Se hace un poco pesado. Ojos que no ven«De Urudés de Lerda nos vamos hacia Sangüesa, noche apoteósica para algunos, sobre todo para José con su cólico y para otros que dormíamos en una caravana en el camping yesto gracias a no sé qué rollo de unas monjas asturianas, un mal entendido... El camino está lleno de sorpresas.De Sagüesa a Rocaforte al alto de Aibar. Aquí pasamos un túnel y por las hoces de Lumier hasta el Alto de la sierra de Izco, luego a Izco, Abinzano y posteriormente a Monreal. Aquí hicimos noche en el albergue, donde Pepo el amigo de Luis y Marita nos fueron a visitar, cenaron con nosotros y nos tomamos un pacharán. Llovía si Dios tenía agua.Era Viernes Santo y no hubo procesión.Salimos de Montreal en dirección a Otano, Guerendiain, Tiebas, Muruarte de Reta,Enériz y llegamos a la ermita de Eunate, con su espectacular planta octogonal. De allí a Obanos, donde nos juntamos con el camino francés que habíamos iniciado en diciembre de 2004 (puente de la constitución).Aquí se termina nuestro caminar por el camino aragonés. Decir que el tiempo nos respetó, el paisaje precioso, como siempre, los albergues magníficos y la compañía todavía más. Nos volveríamos a ver en el camino francés a partir de Obanos.
 San Juan de la Peña y Santa Cilia de Jaca
Andrés Villa Sandoval.

0 Opiniones :

Aquí nadie modera tus opiniones... Por tanto no atentes contra la belleza de las palabras. Déjalas que vayan fluyendo una tras otra, narrando las sensaciones y sentimientos de tú caminar... ¡Ultreia! Muchas gracias por animarte a opinar.

Últimas entradas de quienes nos cuentan:

"Con un clic en la imagen circular de quien escribe, verás sus últimas publicaciones.

 

Con la tecnología de Blogger.
Copyright © Caminamos | Powered by Blogger
Design by SimpleWpThemes | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com | Distributed By Blogger Templates20