0

Golor a norte:


 Golor a norte

Pa que te preste como prestome a mi esta estaya del camín a Cuadonga hay que ser asturianu o tar alloriau. Si, como yo, yes asturianu y tas alloriau, préstate el doble. Y si además yes romanticu, el triple.
Día pa románticos, con les potencies de la naturaleza dispuestes a llucise y dar un espectáculu perguapu.
Ya ´n bus vimos el primer “rompimiento de gloria”. !Ah!,¿que nun sabeis lo que ye esu?.Yo tampoco lo sabía, pero díxomelo Pepa, que pa esu ye catedrática. Ye como la foto que puso Manolo del equinocio en la iglesia de Santa Marta de Tera, pero cuandu vien del cielu. O sea un chorru lluz que sal de p´entre la ñube, como ´l focu de una discoteca pero con la factura de la electricidá pagá por los anxelinos.
Aire ñidiu y frío, la cuenta pa sacaí too el rendimientu a les pituitaries.
Vientu calmu del norte-norte que trae entreverao, un clarín, un turbón, diez minutinos de sol y otros diez de granizu y dellos “rompimientos de gloria”. Aire con golor a norte.
Estrenábemos “nave nodriza” como dixo Isma. Y esi fue ´l primer golor del día. A nuevu del trinque, pero un puquiñín repunante. Tantu elementu sintéticu que golía demasiao a modernu. Una pasada tu, con cartelín personalizao pa que nengun tracamundiase ´l autobús, digo la nave nodriza.
En Breceña nun habia golor a café, porque´l chigre taba trancau y los chigreros, calentinos na cama, digo yo, nun contaben con la parva chiflaos que entamábamemos camín pa Cuadonga a les nueve la mañana de un día d´esos que son la cuenta pa “destetar fillos de puta”. Pena de caldín calentín con curruscos ne´l chigre Breceña .
Más pena de cámara de fotos, que en asturianu digo yo que será máquina de semeyes o semeyera. Voi llamala semeyera, gústame. Cobarde de mi, atalantando que nun diba parar de llover y que apeligraba arrugáseme la cámara y emborrinase´l obxetivu dexela´n casa, xustu´l día que meyor y más guapa lluz había pa “fotiar” tou lo que pasaba delante los mios gueyos. !Mira que horru!,! mira que corredorín en esa casa!, !mira que buzón floriu más guapu!, ! mira que caleya col fondu pantalla negru como´l carbón de la ñube que vien comenos!. Huy, por Dios !mira que chuletinas, digo xatinos, más guapos!, pero miray que rinconín más prestosu con estí bancu rústico fechu col árbol como respaldu. Y yo con la “semeyera” calentina´n casa. Nin móvil multiusos d ´esos nuevus llevaba.
Menos mal que´l Padre Manolo si fue valiente y traxu la cámara, así que fui faciendoy “peticiones del oyente”. Ah Manolín, tírame esta semeya aquí y después pásesmela por Internet, Ah Manolín, fótiame esi pueblu. Ah Manolín, ahora esta casería´n ruines. Total que´l probe Manolo, entre les suyes y les mies, to´l ratu col mete-saca (del obxetivu la cámara, se entiende). Bueno también sacámosla, la otra,..... pa mexar, que ya se sabe que “picha española nunca mea sola”.

Menos a mar, que quedábanos muy lexos pero saludonos entre turbón y turbón subiendu a Anayo, golionos a to ´l muestrariu de aromes naturales. Aquí a madera cortao, más allá a eucalitu, al pasar aquella quintana a lilu de una lilar, a xatinos, a prau. Esu sí, en llegando a LLares había un tufu a purines y cuchu que acompañonos como quinientos metros de camín. Claro que a mi ´l golor a cuchu verdá, nun ese de les bolses negres, gústame. Home, nun ye pa facer un perfume y vendelo, pero pa perfumar una caleya un día de marcha nun ta mal.

Momento máxicu en Sietes. Desviámonos un chisquiñín de la ruta pa ver ´l conxuntu d ´horrus - talamente una caleya d ´horrus - y n ´esi momentu l ´auguanieve que taba cayendo cuayose, como pa saludar, trapiando nieve blanco que diba cayendo seliquino mientres Manolo tiraba semeyes y semeyes pa quedase col momentu guardau nos dos discos duros, el suyu propiu y el de metal, buenu más bien plásticu.
Puntu reagrupamientu en Anayo, con un chigre que apetecía quedase ya bebiendo sidra y encargar de comer, una casina con corredor floriu y unes vistes d´espatarrar con Peña Mayor nevá en un d´esos momentos que tocaba en claru.
Una vez que los postreros (o sea los últimos, gusteyos el dulce o no yos guste, igual da) llegamos al puntu reunión y recuperamos un puquiñín el resuellu, !hala! Pa Borines y Miyares, segundu reagrupamientu ´l día.

Aquí, d álgún cabroncete debió pensar que todo iba demasiado bien y decidió llamar al Murphy esi de la lley de los coyones, asique algún/a que nun había caminao pe lo fácil dioy por entamar a caminar precisamente n ´esti tramu, el mas malu y complicau de toa la etapa. El camín fue cerrándose más y más de escayos, y el pisu más y más de barru. Nun había señal alguna, la xente saltó pe los praos y cuandu remato´l prau acabamos nun camín sin señal y con tres posibles vies de marcha.
Menos mal q ´uel Padre Manolo taba con nosotros. “Vosotros dir per equi per baxu, que ye ´l camín más derechu”, dixoyos a la grupeta principal, que yo voy a arriesgame a esplorar esti otru camín. Los que venimos de vuelta, como yo, decidimos arrieganos a esplorar co ´l Padre Manolo.
N´esi momentu de confusión, Murphy tornó a manifestase y dixoy a los que palean el granizu allá´n cielu. !AGORA! Y mandáronos una parva granizu que a mi el paragües empezó a clavame ne´l barru del pesu´l granizu que quedó enrriba´l paragues. Con aquella granizá, unos fueron per baxu, como mandó Manolo, otros pel camín del medio, con el padre Manolo a la cabeza y otros p´enriba. Acertamos, más o menos, los del medio. Aquí la cosa fue como en ´l xuegu “las siete y media” en “la Venganza de Don Mendo”. “El no llegar da dolor”, que fue lo que yos pasó a los que ficieron casu ´l Padre Manolo, que tuvieron que dar la vuelta y entamar ´l camín donde nos dividimos. “Más, ay de ti, si te pasas. Si te pasas es peor”, que eso fue lo que yos pasó a Jorge, Marce y algún más, que entamaron camín arriba y tuvieren que facer como dos o tres kilómetros más de carretera pa baxu.
Cuandu atopamos la carretera, enfilamos pa baxu, camín de Borines y pasamos la fábrica del agua, pero como nun se via señal ni cartel nin fleches, paramos a entrugar n´una casa´l camín si díbamos bien pa Miyares y salionos a recibir un extranxeru pequeñucu, falando con acentu inglés, manda coyones, que díxonos que sí, que Miyares taba más alantrón, que íbamos bien encaminaos.
Nesi momentu aparecieren pe la carretera alantre´l gruesu la tropa que debieron confundise más que nosotros. Así cumpliose aquello de Les Escritures de que “los últimos serán los primeros”. Bueno, los primeros no, porque los cabezaleros ya debien tar de aquella sentaos ne´l chigre en Miyares trasegando rioja Coto.
Segundu puntu reunión Miyares. Un chigre-tienda de los que presten, al que fue llegando´l personal pocu a pocu y onde los sacaveras del grupu ya llevaben tres bottelles de vino de espera.
Con sol salimos de Miyares y fuimos gozando con los pumares en flor, los praos, los pueblinos, las casinas cuidaes, un cuervu enxaulau, les flores de campu y les de tiestu. La que gozó bien con les flores fue una cabra que tenían atá en una casa y soltose y de la que pasábemos nos taba tapiñándose toes les flores de los tiestos. Pena de las antigües escueles de La Goleta, un edificio guapu, les típiques escueles de principios del XX, que ta viniéndose a ruina. Desde l áltu´l Cotal vista espectacular (nun sé decilo meyor n ´asturianu) del Sueve y el Palaciu de Cutre al fondu. A Carlos y Carmen como gustayos munchu el luju p ´allá que entamaren, pero a medio camín debieron pensar que nos yos iban dexar entrar sin reserva y con aquelles pintes y dieron vuelta.
A los que íbamos de postreros na marcha el tiempu secu acabósenos en baxandu a Cúa y col avisu luminosu d´un rellámpagu y el sonoru d ´un truenu, !venga granizu otra vuelta!. Duró lo xustu pa entretener, asustar un puquiñín y non moyanos demasiao.
Comida en la pista de karts de Javi Villa, bueno, en la cafetería de la pista de karts. Allí taba un chavalín que se parecía tanto, tanto a Javi Villa que Severino dixoy
 Oye, como te pareces a Javi Villa
 Es que SOY Javi Villa.
Vaya guaje más majo. Allí se hizo fotos con todos, firmó autógrafos, sirvió cafés, barrió los piazos d ´un vasu que rompió. Suerte chaval, ya tienes una parva fans a mayores.

Col combustible alcohólico respostau, entamamos pa´l Piloña y Llames de Parres, pasamos por un sotu castaños de los de cuentu de trasgos y xanes; y viendo ´l Piloña desde lo altu llegamos al Puente de Sotu Dueñas, onde hubo reagrupamientu imprevistu, pol mor de que la nave nodriza nun pasaba pol puente y el micu(ñádo) taba de guardia circulación en Puente inviando la xente pa la nave nodriza. …. Hasta que llegó ´l Padre Manolo, que mandó al piloto Tinus Magníficus dir cogiendo la vuelta por Ozanes, que eses vueltes en nave nodriza son más descansaes que a pie y esperanos en Llames de Parres.
Así que Senda la Reina alantre pusímonos a rematar la postrera estaya del día. Cuandu la senda púsose pina alcontramos un paisanu con perru y cabres y, amiguín, les cabres debieron meteyos algún virus raro a Pepe y Severino que, de súpitu entroyos un impulsu “cabrero” y entamaron a correr senda arriba hasta que llegaron al altu y se yos pasó.
Ya tábamos a piques de rematar ne´l chigre de rigor en Llames, cuandu:
 !Cuidau, cuidau!. Apartaivos, que vienen
 Vroouuuuuuuuuuum
Angel y Marisa que habíen cambiao a neumáticos de seco en el box de la nave nodriza y habien perdio vuelta con el safety car del Padre Manolo ne´l Puente Sotu, pasaron llevantando un vientón que casi me tira y superando toos los llímites de velocidá permitíos. Non llevantaben polvu porque ´l camín taba moyau, pero diben dexando un rastru de piedrines despedies como Pulgarcito. Siguiendo´l rastru de piedrines el restu llegamos a Llames de Parres, onde ´l Padre Manolo castigonos con dir pal cementeriu por portanos mal y allá que fuimos. Gracies a Dios nengún quedó allá y toos subimos a la nave nodriza, de vuelta pa Uvieu, con más “rompimientos de gloria” pel camín.

Etapa guapo, guapo verdá. ….... y tán romántica.

Besinos.

Les entrugues de guei (verdá o mentira) son:

. Que ´l narrador ta alloriau y ye un románticu
. Que´l “rompimiento de gloria” ye´l nome técnicu d´una fractura típica de los bailarines de Valet y no lo que dixo Pepa.
. Que Javi Villa ye un chaval majísimo.
.Que´l Padre Manolo mandó a la tropa camín pa baxu pa llegar él el primeru al chigre
. Que Carlos y Carmen intentaron entrar nél Palaciu de Cutre y no yos dexaron entrar
. Que Angel Valle puxu neumáticos de seco para les últimes vueltes

Más besinos.

                                                                       -Ultreyo-
Claudio Alvargonzález Terrero
                    

0 Opiniones :

Aquí nadie modera tus opiniones... Por tanto no atentes contra la belleza de las palabras. Déjalas que vayan fluyendo una tras otra, narrando las sensaciones y sentimientos de tú caminar... ¡Ultreia! Muchas gracias por animarte a opinar.

Últimas entradas de quienes nos cuentan:

"Con un clic en la imagen de quien escribe, verás sus últimas publicaciones.

 

Con la tecnología de Blogger.

Han opinado ultimamente:

Copyright ©Caminamos

Lo mas visto esta semana:

Copyright © Caminamos | Powered by Blogger
Design by SimpleWpThemes | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com | Distributed By Blogger Templates20