6

Ruta Naviega:

Y posiblemente hayas tenido un mal despertar. Y decidiste recibirnos con mala cara y un más que discutido e indeseado atuendo. Ya sabíamos de tu carácter voluble y de tus maneras poco hospitalarias cuando te abandona el descanso y el insomnio penetra en tu cama. Pero aun así nos abriste la puerta de tu morada y nos permitiste transitar, expectantes y asombrados, una vez más, por esos rincones que tanto nos fascinan y cautivan, que tanto te demandamos y necesitamos.
Y te pusiste a llorar, y con tus lágrimas nos apenamos todos ; y te pusiste a maldecir, y con tus maldiciones nos entristecimos un poco. Pero bien parapetados con impermeables , gorros y paraguas supimos capear los embates huraños de tus primeras horas de la mañana.
Como siempre, ese numeroso grupo de caminantes, apelotonados en un principio, para ir dispersándose con el transcurrir de los kilómetros, inició una de las rutas más bellas de la geografía asturiana . Si bien todas tienen su atractivo, las hay que por el entorno por el que discurren adquieren un encanto especial. Y la ruta naviega, desconocida para mi, es sin duda una de ellas. Recuerdo aun fascinado las dos etapas del Camin De La Mesa, en la que surcamos uno de los pisos más elevados de nuestra hermosa Asturias, y ahora, recién llegado del sótano de tan paradisiaca morada, me percato de lo bien construida que esta nuestra casa.
Ya divisamos las primeras construcciones de ese rincón de privilegiada ubicación, Puerto De Vega, en donde nos tomamos un descanso, Un cielo gris, densamente encapotado, y unas olas caprichosamente coléricas, no impiden disfrutar de tan singular y acogedor pueblo pesquero. Un buen hombre, lugareño y amigo del descanso y la tertulia al que le doy los buenos días me comenta con cierto pitorreo y confidencialidad que no es dÍa para hacer deporte. Yo le responde que no por deporte nuestra presencia allí. Me callo que ha sido una hermosa dama la que nos reclama por esos singulares y hermosos parajes. Y pasado este breve y enturbiado episodio llegan Manolo, Jaime, Chelo, Berta... y cariñosamente nos dicen que algunos nos hemos desviado del camino previsto. Pero sin amenazas de expedientes y después de un calentito y reconfortante cafetito reemprendemos el camino. Todavía por las calles de Puerto De Vega me pareció ver tras los cristales de una identificada vivienda el rostro inmortal de un ilustre paisano, que con el brazo extendido, movía a modo de saludo sus diminutas manos, y me pareció adivinar que de sus ajados labios quería abrirse camino un débil grito de ánimo. El café quizás me haya calentado el estómago pero quizás también me haya obstruido las neuronas....
Y esa hermosa mujer , la que nos ha abierto las puertas de su casa, malhumorada y cansada, empieza a civilizar sus modales y a relajar su semblante. Se divisan los primeros claros y con ellos vamos aligerando el equipaje
Seguimos transitando por largos pasillos, iluminadas galerías, oscuros rincones y fastuosas habitaciones, siempre tras la estela de tan digna, hermosa y amada dama. Y el corazón vuelve a desplegarse hasta el límite de sus posibilidades, y las piernas a aligerase hasta dejar de sentirlas, y la mente a encenderse hasta entrar en ebullición. ¡ QUÉ ESPECTÁCULO ! Kilómetros y Kilómetros bordeando una costa , esa línea de separación pero ante todo unión de mar y tierra, bravura y solidez, inmensidad y concreción, lejanía y proximidad, sueños y realidad, y vida, Si preciosa dama. Vida. Vida es tu nombre. Por eso estamos aquí, Y por eso hemos estado en tantos otros sitios, en todos los posibles, en todos a los que nuestra exigua existencia nos ha permitido y nos permita acudir. Siempre en tu busca, siempre tras tu estela , siempre deseando alcanzarte y abrazarte, imbuirte y tenerte. Y tenerte para amarte. Nada más.
Y las olas golpean sin compasión los torturados acantilados que no ofrecen resistencia ante tan brutales embestidas. Y el caminante observa maravillado esos latigazos de tan natural violencia. Impertérrito, ensimismado y cautivado por una inexplicable fuerza de amor a lo ilimitado e incomprensible, a lo inalcanzable e intangible. Así como el mar va erosionando muy lentamente la costa así vamos los caminantes erosionando muy lentamente los caminos, madurándolos con nuestras pisadas, curtiéndolos con nuestro esfuerzo y sudor y con nuestras alegrías y anhelos. Y los caminos hacen que el caminante oriente sus pasos, su curiosidad y su amor a la vida. Esos caminos que nos conducen a lugares de inolvidable recuerdo, como aquel que tan magistralmente inmortalizó nuestro querido y modesto Manolo en las inmediaciones de Ciuraqui. Fue la luz la que resplandeció la instantánea, pero fueron los caminantes y el entorno quienes le dieron la vida.
Fuimos llegando , no sin contratiempos para algunos, pero llegando, felices y agradecidos. Comimos, confraternizamos y nos divertimos.
Y así ha de seguir siendo. Y a ti hermosa y amada dama, gracias por tu hospitalidad y generosidad. A pesar de tu inicial reacción sabíamos que acabarías ofreciéndonos la mejor de tu sonrisas.

6 comentarios :

  1. Joaquin, no dejes de escribir tan maravillosas lineas. Hace que nuestra imaginación realmente vuele, para recordar los momentos vividos y sentirlos de otra forma.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. (h)Como siempre,preciosa entrada Joaquín.Gracias por compartirlas en este espacio.cheer

    ResponderEliminar
  3. Joaquín, que entrañable relato y cuanta paz trasmites. Sigue así.:-]

    ResponderEliminar
  4. Qué bonito, nos lleva por una segunda ruta naviega, gracias, Joaquín

    ResponderEliminar
  5. Considero, de veras , que sois más que generosos conmigo. Gracias a vosotros `por permitirme ser uno de los vuestros y concederme tantas posibilidades de disfrutar de tanta belleza.

    ResponderEliminar
  6. Es cierto que el relato es precioso, a mi también me trasmite tranquilidad.

    ResponderEliminar

Últimas entradas de quienes nos cuentan:

"Con un clic en la imagen de quien escribe, verás sus últimas publicaciones.

 

Con la tecnología de Blogger.

Han opinado ultimamente:

Copyright ©Caminamos

Lo mas visto esta semana:

Copyright © Caminamos | Powered by Blogger
Design by SimpleWpThemes | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com | Distributed By Blogger Templates20