0

Leyenda del caballero de las conchas O Cabaleiro das Cunchas:

Cuenta esa vieja leyenda que:
Cuando traían a Galicia el Cuerpo del Apóstol Santiago “…pasado Portugal, ya en las costas de Galicia, en un lugar llamado Bouzas que está enfrente de las Islas de Baiona se celebraba una boda entre una hermosa dama y un gentilhombre. Jóvenes y de muy importantes y señaladas familias.
La familia del novio procedía de Amaia, en el Reino de Galicia. Era hijo de la Reina Claudia Lupa, hija de Cayo Julio César y de su primera mujer Cornelia a la cual dejó en España en su segunda venida.
Su padre era Lobo Lobesio, Señor del castillo Lupario junto a Padrón, y al cual el Emperador Augusto hizo Régulo de Galicia.
El hijo de ambos Lobesio Rivano estaba celebrando sus bodas con Caya Valeria, hija de Caya Lobia y de Puctonio Marcelo en el hermoso lugar llamado Bouzas, situado en mitad de la Ría de Vigo, justo enfrente de las Islas Baiona, que fue el lugar elegido para celebrar la boda.
Uno de los entretenimientos de la boda, además de música, danzas y justas era competir a diversos juegos como “ abofardar”, juego en el que los señores, montados a caballo, lanzaban al aire sus cañas, bofardas o lanzas, teniendo que recogerlas al galope de sus caballos antes de que cayesen al suelo.
Cuando llegó el turno del novio, éste lanzó su bofarda y, mientras esperaba su caída, observó cómo el viento desviaba súbitamente su trayectoria dirigiéndola hacia la Ría. El Caballero azuzó su caballo para no perder la lanza en el mar y, en su desesperado intento, lo que consiguió finalmente fue hundirse en el agua con su caballo y desaparecer.
A medida que el tiempo transcurría y la desesperación de todos aumentaba, vieron acercarse una barca luminosa que se dirigía hacia el punto donde había desaparecido el novio y su caballo.
Cuando ya todos lo daban por muerto, ¡ sucedió el gran milagro !. Al paso de la barca luminosa, el Caballero emergió milagrosamente de las aguas con sus ropas y caballo cubiertos de Conchas de Vieira.
Atónito y confundido por los hechos ocurridos, el Caballero dirigió su mirada hacia los tripulantes de la nave quienes, emocionados, alzaron sus ojos al cielo exclamando:
“-Verdaderamente quiere Jesucristo manifestar su poder delante de ti y de aquellos que están en esta tierra, para bien y honra de éste, su vasallo, que llevamos en esta nave para darle cristiano enterramiento. Nuestro señor Jesucristo quiso mostrar a través de ti, a los presentes y a los futuros, que quien a éste su vasallo quieran amar y servir, deberán visitarlo allí donde fuese enterrado llevando conchas como esas de las que tú estás cubierto, como sello de privilegio. Él, a cambio, les ofrecerá que el Día del Juicio Final sean reconocidos por Dios como vasallos suyos, y por la honra que le hicieron a su vasallo y amigo Santiago al visitarlo y reverenciarlo, los resucitará en su Santa Gloria y Paraíso”.
Después de escuchar a los discípulos, el Caballero pidió que lo bautizasen y regresó a la playa donde se reunió con su novia y les contó a los presentes lo ocurrido.
Se había Instituido la Viera como símbolo del Peregrino y Sello de Salvación.

Fuente:Cofradía del Santísimo cristo de los afligidos de bouzas


0 Opiniones :

Aquí nadie modera tus opiniones... Por tanto no atentes contra la belleza de las palabras. Déjalas que vayan fluyendo una tras otra, narrando las sensaciones y sentimientos de tú caminar... ¡Ultreia! Muchas gracias por animarte a opinar.

Últimas entradas de quienes nos cuentan:

"Con un clic en la imagen circular de quien escribe, verás sus últimas publicaciones.

 

Con la tecnología de Blogger.
Copyright © Caminamos | Powered by Blogger
Design by SimpleWpThemes | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com | Distributed By Blogger Templates20