9

Camino de Invierno:Etapa 1ª y 2ª

Hace dos años ya se había publicado una entrada sobre este Camino:

Camino de Invierno: Un poco de literatura
ENTRA


Hoy publicamos las dos primeras etapas.


1ª Etapa Ponferrada - Puente de Domingo Flórez (35 kms)
 El trayecto que discurre paralelo al río, a pocos metros, vemos como mezcla sus aguas con las del río Sil. Pero, a éste, pronto lo perderemos también de vista, al escurrirse entre la espesa chopera que crece en el rico y amplio valle berciano. A medida que bordeamos, ascendiendo ligeramente, el monte Pajariel, vamos obteniendo una hermosa panorámica de la ciudad ponferradina.

 El camino sigue hacia las Médulas en un continuo, pero suave ascenso, pasando por los núcleos de Toral de Merayo, Villalibre de la Jurisdicción, Priaranza del Bierzo y Santalla, desde cuyo mirador podemos contemplar una magnífica vista del valle del Bierzo, con el río Sil serpenteando y perdiéndose entre la extensa chopera. Debemos destacar la arquitectura popular de sus viviendas, con bellas balconadas de madera, que suelen alinearse a lo largo del camino.

 Una vez que hemos pasado Santalla, y llegamos a la ermita de Nuestra Sra. Del Carmen, se presentan dos opciones para continuar la ruta: una, coger el camino señalizado a la izquierda, un poco más largo, que nos llevará, tras cruzar la carretera N- 536, en un pronunciado ascenso, hacia el impresionante castillo de Cornatel, pasando por el pequeño y hermoso pueblo de Villavieja; otra, seguir de frente, el camino real, que si bien es más fácil y corto, tiene que cruzar una escollera, y no ofrece las impresionantes vistas de la fortificación. Ambas alternativas confluyen a la bajada de la fortaleza de Cornatel, en el lugar conocido por alto de Ferreiros, para seguir descendiendo hacia el pueblo y municipio de Borrenes.

 Desde éste último núcleo se vuelve a iniciar un suave, pero continuado ascenso hacia las Médulas, un lugar obligado para hacer un descanso y contemplar las espectaculares estructuras arqueológicas de origen romano. Se dice que constituyeron la mayor explotación aurífera con que se nutrían las arcas imperiales romanas. Fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad.

 Desde Las Médulas el camino, que está bien señalizado a lo largo de esta etapa y con mojones de piedra, continúa hacia Puente de Domingo Flórez, por el camino conocido por los lugareños, como Camino Real. Asciende suavemente hasta el lugar llamado alto de las Pedrizas, desde donde se contempla una panorámica espectacular y poco conocida de las excavaciones romanas. Desde aquí se inicia un continuado y pronunciado descenso, sobre 7,5 kms, hasta llegar a Puente de Domingo Flórez. La serpenteante bajada, por pistas forestales, a pesar de discurrir por una inhóspita zona montañosa, nos sobrecoge por su grandeza y paz.

 El fin de esta etapa, se puede aprovechar para conocer el centro de interpretación de las Médulas, en Puente de Domingo Flórez o los canales romanos, alguno con más de 100 kms, por los que se conducía el agua hacia las Médulas para poder extraer con su fuerza el oro de las minas.
 TRAMOS:
 Puente Boeza- Toral de Merayo (5,5 kms) 
Salimos del albergue de Ponferrada y a unos 100 metros, encontramos una rotonda con un “cruceiro”, donde aparece la figura tallada de Santiago Peregrino. Se cogerá la calle de la izquierda, que muestra un mojón con la señalización de Camino de Invierno, para cruzar el puente sobre el río Boeza, del siglo XVIII, aunque algunos apuntan a un origen romano. Entramos en el barrio de lo que fue el burgo Boeza y seguimos por la margen izquierda del río que, a escasos metros, mezclará sus aguas con las del río Sil. 

En un suave ascenso, bordeando el monte Pajariel, podemos contemplar, la ciudad ponferradina, a nuestra derecha, mientras que al frente, se ofrece un amplio bosque de chopos, entre los que se pierden las aguas del río Sil.

 Pasamos por un trecho encajonado del camino, conocido por el “Calellón” y llegamos a Toral de Merayo, en cuyos fértiles campos florecen numerosos árboles frutales, como los nogales, almendros y cerezos.

 Tras cruzar su hermoso puente medieval sobre el río Valdueza (Oza), que separa de un lado Toral y del otro Merayo, llegamos a la plaza del Cristo, donde se levanta una ermita y antiguas construcciones con sus balconadas de madera. 
Toral de Merayo- Priaranza del Bierzo (5 kms) 
Entre viñedos y plantíos de cerezos el camino avanza, hacia Priaranza, pasando por Villalibre, de la Jurisdición, con su iglesia parroquial dedicada a San Juan Bautista y la ermita de la Vera Cruz, del siglo XVII, que se yergue en el mismo centro del pueblo. 

Salimos del lugar girando a la izquierda, para encontrarnos con la carretera N- 536. Apenas unos metros, se deja ésta, para torcer a la derecha por camino que nos lleva al núcleo y cabeza del municipio de Priaranza. Se entra en el lugar por la calle del Corro hacia el centro del pueblo con la plaza de la Cruz, donde encontramos una fuente. A la izquierda sube una calle jalonada de casas balconadas y la iglesia parroquial, que asciende a la carretera N-536, donde se ubica la Casa Consistorial.
 Priaranza del Bierzo - Santalla ( 2 kms)
 Se sale de Priaranza por la calle Real, que también muestra las hermosas balconadas de madera, cruza la zona denominada la Reguera de Priaranza, para iniciar un pequeño ascenso, entre viñedos, que nos vuelve conducir a la carretera N-536. Una espectacular panorámica de todo el valle del Bierzo se nos ofrece desde este alto denominado Mirador de Santalla. Enfrente, las Barrancas que con sus extrañas formas y color rojizo son vestigios de la antigua explotación aurífera romana.

 A unos 50 metros entramos en la población de Santalla por la calle Triana para llegar a la plaza del Portal, dejando a la izquierda la antigua casa escuela transformada en local social. Continuamos por la calle Real, enmarcada por las típicas casas con balconadas de madera, donde encontramos una fuente para poder refrescarnos.
 Santalla - Villavieja (3 kms)
 A escasos 2 kms llegamos a la ermita de Nuestra Señora del Carmen. En este lugar, denominado río Ferreiros, se presentan dos opciones para seguir el camino hacia Borrenes. Una, la más corta y habitual, era seguir de frente, subiendo y cruzando por una escombrera, que antaño no existía, hacia el alto de Ferreiros.

 La otra alternativa, se ha hecho por lo espectacular de su recorrido. A pesar del largo y duro ascenso, las bellas vistas merecen este sacrificio. Es el llamado camino del Retorno, con sus caleros, que ofrece una desconocida e impresionante perspectiva del castillo de Cornatel, encaramado en el inaccesible peñasco, que desciende perpendicularmente al arroyo. Un auténtico vigía del camino. Se llega a Villavieja, con su iglesia de Santiago, que alberga dos tallas de Santiago, una de Peregrino y otra como Matamoros. Un pequeño núcleo, donde se proyecta un albergue y donde merece la pena hacer un descanso para contemplar algunas viejas y rehabilitadas construcciones.


 Villavieja- Borrenes (5,5 kms) 
Salimos del lugar ascendiendo durante unos 500 metros la carretera que conduce hacia el Castillo de Cornatel. Se recomienda subir hasta el alto de esta fortaleza medieval, que ha sido rehabilitado hace un par de años. Las vistas que se contemplan del valle del Bierzo, desde su muralla almenada, que fue sede de los Templarios y del todopoderoso señor de Conde de Lemos, son impresionantes.

 La ruta sigue la carretera en un continuo descenso hasta el lugar de Borrenes, pasando por el alto de Ferreiros, donde se junta con la anterior alternativa. 

Seguimos descendiendo suavente, entrando en Borrenes por la calle Campela, Reguera de Lamela, la zona denominada Hospital de Arriba y Abajo, Reguera de Raego hasta la plaza, que tenía picota. Borrenes, un importante nudo de comunicación entre Castilla y Galicia, tenía posada, cárcel, posta para el correo oficial y hospital para pobres y peregrinos, denominado de Nuestra Sra. De la Consolación. Éste se documenta, al menos desde 1582. 

Borrenes- Las Médulas (6, 5 kms) 
Se sale de Borrenes por la calle Coselinos, para coger por el Camino Real, denominación del camino entre los lugareños, hacia Las Médulas, si bien, su origen está en una calzada romana que servía de vía de comunicación para la gran explotación aurífera que había en Las Médulas. Se cruza el arroyo Isorga por una pasarela de madera, siguiendo la zona denominada Brea, se cruza la carretera N-536, ascendiendo por camino de tierra, para volverla a encontrar, ya entrando en el núcleo de Las Médulas. A la derecha encontramos el Aula Arqueológica, y ya en el centro del pueblo, una fuente y lavadero.

 El lugar obliga a una detenida visita para contemplar los vestigios que los romanos dejaron en la monumental explotación que realizaron, para extraer el apreciado oro. Las cuevas horadas para conseguir el mineral y los pináculos de tierra rojiza, surgidos del desplome de la montaña, emergiendo entre los verdosos castaños, ofrecen una estampa inigualable. Con toda razón ha merecido el distintivo de Patrimonio de la Humanidad.

 Las Médulas- Puente de Domingo Flórez (7,5 kms) 
Desde la plaza, con fuente y lavadero, tenemos que desviarnos a la derecha, luego a la izquierda, nuevamente a la derecha y finalmente, llegando a una pequeña plaza con fuente y se coge a la izquierda enfilando el Camino Real, antigua calzada romana, que asciende suavemente, durante un pequeño tramo, al alto de Las Pedrices, desde donde se contempla una de las más hermosas panorámicas de las Médulas y muy poco conocida.

 Desde este punto se inicia, durante unos 6 kms, un continuado descenso, pasando por el valle de Valdebría, hasta llegar al valle de Cabrera, donde se ubica Puente de Domingo Flórez, entre los ríos Cabrera y Sil. El camino forestal y con escasa vegetación, permite contemplar la grandiosidad y sobrecogedora belleza de la zona montañosa.

 Entramos en la villa cruzando la carretera LE-164 para seguir por la calle Real hacia la Plaza y continuar hacia el puente sobre el río Cabrera, que antiguamente se cruzaba para seguir hacia Galicia por la margen izquierda, la calzada romana que conducía hacia el Barco de Valdeorras, donde enlazaba con la vía XVIII, que unía Braca Augusta con Asturica Augusta. El lugar de Puente de Domingo Flórez fue muy codiciado por los señores feudales, ante los beneficios que reportaban los derechos de portazgo, en este importante paso entre la tierra castellana y gallega.

 Actualmente, para entrar en Galicia se ha tomado la decisión de señalizar y seguir, como mejor opción, la margen derecha del río Sil, por ser un camino apacible y sin el peligroso tráfico que ofrece la estrecha carretera N- 536 que comunica Orense con Ponferrada. Esta alternativa aparece documentada desde la antigüedad, como el mejor camino para seguir en invierno, por ser más soleada que la margen izquierda. Fue la ruta que eligió el Padre Sarmiento, a su regreso de Galicia.

2ª Etapa: Puente de Domingo Flórez- A Rúa (28,5 kms) 
Situados en la gasolinera de Puente de Domingo Flórez, frente al Hostal, salimos a su derecha por la calle que nos conduce hacia el puente sobre el río Sil. Tras cruzarlo, inmediatamente se pasa bajo el viaducto Palencia- A Coruña y entramos en la pequeña población de Quereño, donde se presentan dos alternativas para llegar hasta el Barco de Valdeorras, lugar donde se vuelven a reencontrar ambos caminos, concretamente, en A Pobra, situada a la salida de O Barco.

 La más larga de las alternativas, supone unos 14 kms más, llegando a Quereño se desvía a la derecha, atraviesa el incomparable paraje de la Sierra de A Lastra, declarado LIC, para seguir hacia el Barco de Valdeorras, pasando por Biobra y Rubiá.

 La otra alternativa, entrando en Quereño, gira a la izquierda, cruza este núcleo, para seguir por la margen derecha del río Sil, pasando por los lugares de Pumares, Sobradelo, Éntoma, Barco de Valdeorras, Villamartín y A Rúa.

 Esta última alternativa, la más directa y de fácil recorrido, discurre en paralelo con el río Sil y la línea férrea Palencia- A Coruña, permitiendo unas placenteras vistas de las tranquilas aguas del río, que silenciosamente nos acompaña en todo el trayecto, abriéndonos un serpenteante camino que circunda la parte baja de las suaves montañas.
 Tramos:
 Puente de Domingo Flórez- Pumares (5 kms) 
Entrando en Quereño se coge a la izquierda, iniciando un pequeño ascenso, sobre unos 400 metros y pasando al lado de las instalaciones de ENDESA. Ya en el alto se contempla una magnífica vista de todo el núcleo de Puente de Domingo Flórez, enmarcado por suaves montañas, para enseguida iniciar un suave descenso hacia el río que en este punto se ensancha, debido a la cola del embalse de Pumares. 

 La ruta avanza en paralelo al río y al ferrocarril hasta Pumares, la primera población de la provincia orensana, que cruzaremos por la plaza de la Estrella, donde encontraremos una ermita y una fuente donde podremos refrescarnos. 

Pumares – Sobradelo (5 kms)
 Salimos de Pumares, dejando a nuestra derecha la ermita de Nuestra Señora de la Estrella, y a partir de aquí, de nuevo, la ruta que discurre paralelamente al ferrocarril y al río, permite contemplar hermosas vistas naturales y varias naves construidas para la industria pizarrera, que surcan la otra margen del río. Estamos atravesando por una de las explotaciones mundiales más grandes de este mineral, donde se extrae el 60% del mismo. 

El camino continúa paralelamente al ferrocarril y al río por un paraje donde abunda un matorral de tipo mediterráneo: jaras, tomillo, lavanda, retamas … cuyos vistosos colores y aromas hacen las delicias del caminante, sobre todo en primavera. 

Pasamos al lado de las ruinosas viviendas de piedra rojiza, característica de la zona, de lo que fue el núcleo de Nogueiras, continuando por camino que en momentos se corta perpendicularmente al río o bien se enmarca en muras de piedra rojiza.

 Enseguida vemos Sobradelo, capital del municipio de Carballeda de Sobradelo, donde podemos encontrar toda clase de servicios. Se entra por el denominado Barrio Vello, por una estrecha y empinada calle que nos conducirá hasta el Barrio Nuevo, construido a ambas márgenes del puente, A Pontenova de 7 arcos, levantado entre los siglos XVI y XVII. El arco principal, que aparece diferenciado, fue destruido en 1809 para impedir el paso de las tropas francesas, siendo reconstruido a comienzos del siglo XX. El nombre de A Pontenova, pone de relieve que había otro puente más antiguo, a unos 300 metros, río arriba, llamado A Pontóriga, y supuestamente romano, del que sólo se puede observar alguna cepa y por el que cruzaba la calzada romana, luego Camino Real, que venía por la otra orilla del río.

 Sobradelo – Éntoma (3 kms)
 Situados en el centro de Sobradelo, donde se ubica el local social municipal y centro médico, cogemos la carretera OU- 0801, que conduce a Éntoma, en el municipo de O Barco. Trás un pequeño ascenso, la carretera local llanea, a media ladera hasta la entrada de Éntoma, entre restos de lo que fueron las explotaciones auríferas romanas. Nos introducimos en el núcleo dejando la carretera y girando a la derecha por camino que conduce hasta el hermoso puente, situado en el centro del pueblo, de un solo arco de cal y canto y de supuesto origen romano, que fue reconstruido en el siglo XVII, sobre el río Galir. 

Éntoma – O Barco (3,5 kms) 
Salimos de Éntoma dejando a la derecha la iglesia de San Juan Bautista con su espadaña y la inscripción de la Cruz de Malta, como testimonio de que perteneció a la orden de San Juan de Jerusalén, Encomienda de Quiroga, hasta 1873.

 El camino real era más recto, seguía por la actual carretera OU-0801, hacia O Barco, pero actualmente, para evitar el asfalto, se ha optado por un camino de tierra, que se desvía a la derecha, nada más dejar el pueblo de Éntoma. Este pequeño tramo es de una gran belleza, enmarcado por alcornoques, luego entre un pinar para dar paso al viñedo desde donde se divisa la villa del Barco al frente. 

Cruzamos de nuevo la carretera OU-0801, que abandonamos, girando a la izquierda y pasando bajo un subterráneo la línea del ferrocarril, para seguir durante unos pocos metros casi pegados al mismo río Sil. 

Un pequeñísimo ascenso nos conduce a la carretera N- 536, que cruzaremos para entrar en la villa por la calle Real, en referencia al Camino Real que por aquí pasaba, jalonada por antiguas casonas, algunas de ellas blasonadas, testimoniando a las poderosas gentes que las habitaron. Se desemboca en el hermoso paseo del Malecón, donde estaba emplazado el embarcadero Ponte da Barca, que permitiía cruzar el río Sil; nombre que acabó tomando la villa de O Barco. Se sigue todo el Malecón para girar a la derecha y seguir por la calle principal que cruza toda la villa, pasando por delante del Hospital.

 Una parada en esta villa nos permite ver lugares como la Casa Grande de Viloira, de finales del s. XVII, situada en la otra margen del río, en el lugar histórico de Viloira, de origen romano, o la Casa de Riocigüeño, también de finales del s. XVII. Otra buena opción es acercarse al alto de O Castro, a 1 km de O Barco, que fue capital de la jurisdicción de Valdeorras hasta el siglo XIX. En este lugar se levantó una fortaleza en el S. XV, de la que sólo quedan los restos de la torre homenaje y lugar donde también se levantó la Casa Flórez, s.XVII, que desde el alo 2000 se ha reconvertido en un prestigioso centro hostelero. Un poco más alejado, a unos 3 kms, está la iglesia románica de San Miguel de Xagoaza, S. XIII, con el Casal del Monasterio, reconvertido en una gran bodega. 

O Barco – Villamartín (7 kms)
 Abandonamos O Barco, por la antigua carretera saliendo hacia A Pobra, entre la N- 120 y el río, para continuar hacia Arcos, que queda a la derecha de la N-120, y, continuar llaneando hacia Villamartín. Se cruza la vía del ferrocarril por paso elevadizo y se baja por el camino que sigue paralelamente al río Sil, dejando una vistosa pasarela que lo cruza, a escaso metros, antes de entrar en Villamartín.

 Ya en Villamartín cruzamos el antiguo puente de A Rodeleira, sobre el arroyo de Leira, casi invisible por la maleza. Para seguir, prácticamente pegados al río, por el malecón de Villamartín, donde se ubican las piscinas y un albergue municipal. La villa cuenta con numerosas cuevas excavadas en la ladera y sobre las que se levantaron las casas. Son restos de las excavaciones romanas para extraer el oro, hoy convertidas en bodegas. En agosto se celebra una típica feria dedicada al apreciado vino de esta comarca, permitiéndose la visita a las mismas. 

Villamartín- A Rúa (5 km) 
Seguimos la larga recta entre la vía férrea y el río hacia A Rúa, pasando por el embalse de Valencia, sobre el río Sil. 

Tras un pequeño trecho se alcanza la antigua carretera N-536, desde donde se contempla una bonita panorámica del valle valdeorrés y desde donde también se divisa la villa de A Rúa.

 Estamos a un kilómetro para entrar en la villa por la zona denominada Rúa Vella, dejando a nuestra izquierda la bonita ermita de San Roque. Aquí, giramos a la derecha por estrecha calle, con casas blasonadas, que nos conduce a la iglesia parroquial de San Esteban, lugar que alberga una hermosa talla de Santiago Peregrino. Los restos del pasado romano de este poblado se pueden ver en un epitafio a un suboficial del ejército romano, el valdeorrés Lucio Ponpeyo Reburro Fabro, en una casa aneja a la iglesia y al mismo camino. La ruta se abre a una zona de viñedos, conocida por Campogrande, debajo de la carretera N-120, para descender al barrio de Fontei, donde se ubica su magnífica iglesia parroquial y la Casa Grande de Fontei. 

Una buena opción es acercarse hasta la zona del Malecón, a orillas del río Sil, donde se ensancha por la cola del embalse de San Martiño, donde el peregrino encontrará la paz y frescor más esperado. Y, ya hecho un descanso, visitar el puente romano de A Cigarrosa, que marca en límite entre los lugares de A Rúa y Petín, sobre cuyos arcos de gran belleza pasaba la Via Nova o Vía XVIII, que unía Bracara Augusta con Asturica Augusta.  
Fuente:Camino de Invierno.

9 comentarios :

  1. Gracias por ilustrarnos sobre un camino que promete ser muy interesante y atractivo.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo21.10.16

    Este camino es muy bonito.Espero que lo disfrutéis.Un saludo peregrinos Asturianos.U
    na leonesa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que lo disfrutarán a tope.Gracias por tu comentario

      Eliminar
  3. Que guay, Berta pero muchos kilómetros me parecen jiji

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene que ser precioso Kankelina,las Mèdulas son una pasada en si mismas.Y esos son los Kms oficiales pero cada cual divide las etapas como ve convenientes.

      Eliminar
  4. Muchas gracias mi querida compi de caminamos.Esperamos tener buen tiempo, para así , poder comtemplar el otoño con su gran despliegue de colores.¿ Vendrás de nuevo con nosotros?.Te esperamos impacientes.Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos ojos te lean Blanquina,espero que os empapeis de otoño a tope.En cuanto a que me reincorpore...creo que ya se me pasó el arroz.

      Eliminar
  5. De eso nada Berta.A tí no se te ha pasado ni la paella.Besitos y vuelve como el turrón.

    ResponderEliminar

Últimas entradas de quienes nos cuentan:

"Con un clic en la imagen circular de quien escribe, verás sus últimas publicaciones.

 

Con la tecnología de Blogger.
Copyright © Caminamos | Powered by Blogger
Design by SimpleWpThemes | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com | Distributed By Blogger Templates20