0

País Vasco:


Después de llegar a Santiago desde Oporto, los ánimos estaban a tope. Nos empezamos a calentar y a brindar y decir aquello de ´por Irún y como no se nos pone nada por delante,nos plantamos en Irún, un mes de septiembre de 2008, cuando Oviedo estaba en plenas fiestas de San Mateo, pero para nosotros no había más fiesta que la que nosotros mismos habíamos creado: ´Hacer el camino de la costa desde Irún, ese era nuestro cartel de fiestas y nuestro lema durante mucho tiempo.Salimos de Irún, desde el puente un día espléndido de sol y calor, después de haber dormido en Lastur, sitio sorprendente. Os acordareis de la llegada de noche, que no sabíamos ni donde estábamos.Desde Irún fuimos hacia el Monasterio de Guadalupe, después bajamos hacia Pasajes de San Juan, comimos y cruzamos la ría hacia Pasajes de San Pedro. José María, como no puede ser menos, nos sorprendió a todos con una de sus actuaciones, en esta ocasión interpretando una habanera. Desde allí subimos al Faro de la Plata, para después encontrarnos a nuestros pies la Bella Easo, San Sebastián que estaba en pleno festival de Cine y como no,algunos hasta pisamos la alfombra rosa.Desde allí a Orio, donde comimos, a Zaráuz, con baño de algunos gamberros, y a Guetaria donde cenamos en el puerto un pescado exquisito. Siempre hay alguno que nos busca buenos sitios. De Guetaria a Zamaia, al Monasterio de Itziar, a Deba, luego a la ermita del Calvario, con bar adosado donde tomamos algo, repartimos los bocadillos y acometimos el Monte Arno, paisaje precioso, para bajar hacia Marquina en la que lo primero que vimos fue una Iglesia muy curiosa y un pueblo que estaba en fiestas. Después Bolibar y el Monasterio de Zanarruza. Dormimos en un caserío precioso y cenamos un chuletón de muerte; Chony creo que todavía se acuerda.Siguiendo por unos paisajes preciosos pasamos por Munitibar, por Mendata y llegamos a Guernica, donde compramos lotería y nos tocó lo jugado. Llegamos a Larrabetzu y comimos enla plaza, día estupendo, todo lo contrario de cuando salimos que llovía a mares. Después Lezama y Bilbao. Comimos donde la Virgen de Begoña, con un frío de muerte y bajamos a laciudad, nunca mejor dicho, bajamos por montones de escaleras. La ciudad la cruzamos a toda pastilla, pues el camino nos llevó por unas calles a carreras, porque llovía y porque« Después Portugalete, localidad emblemática en nuestro caminar por el Gran Hotel Bellmar. Sin comentarios. Aquí contemplamos el puente colgante y algunos incluso lo probaron. Al día siguiente hasta la playa de La Arena, donde comimos. De allí a Pobeña. El paisaje vasco se merece un diez. Para los caminantes es bastante duro, con sus sube y baja, pero mereció la pena.

Andrés Villa Sandoval.

0 Opiniones :

Aquí nadie modera tus opiniones... Por tanto no atentes contra la belleza de las palabras. Déjalas que vayan fluyendo una tras otra, narrando las sensaciones y sentimientos de tú caminar... ¡Ultreia! Muchas gracias por animarte a opinar.

Últimas entradas de quienes nos cuentan:

"Con un clic en la imagen de quien escribe, verás sus últimas publicaciones.

 

Con la tecnología de Blogger.

Han opinado ultimamente:

Copyright ©Caminamos

Lo mas visto esta semana:

Copyright © Caminamos | Powered by Blogger
Design by SimpleWpThemes | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com | Distributed By Blogger Templates20